Mantener la presión óptima del inflado en las llantas es garantizar su mejor desempeño y durabilidad, además de ser esencial para la seguridad. Algunas recomendaciones para siempre mantener el inflado correcto son: Verificar la presión de inflado periódicamente (Por lo menos 1 vez al mes), usar un medidor de presión confiable y medir la presión cuando el neumático esté frío (3 horas de reposo o menos de 1.6 km recorridos).

La presión necesaria para los neumáticos es la recomendada por los fabricantes de los automóviles, esto generalmente se puede encontrar en el interior de la tapa de gasolina, en la guantera o en la parte interior de la puerta del vehículo.

Inflados de un neumático

Baja presión

  • Pérdida de estabilidad en curvas.
  • Mayor desgaste en los hombros.
  • Mayor consumo de combustible.
  • Reducción de capacidad de carga.
  • Gran flexión, alta generación de calor.
  • Dirección pesada o pérdida de capacidad de manejo.


Alta Presión

  • Pérdida de estabilidad en curvas.
  • Mayor propensión a reventones por impacto.
  • Mayor facilidad de penetración.
  • Vehículo más áspero.
  • Grietas en las bases de las ranuras.
  • Desgaste acentuado en el centro de la banda de rodamiento.

Presión correcta

  • Otorga mayor vida al neumático.
  • Mayor adherencia a la carretera.
  • Mejor rendimiento de combustible.
  • Desgaste uniforme.
  • Menor generación de calor.
  • Minimiza la probabilidad de hidroplaneo.

Solicita informes ó realiza un pedido de cotización

Nuestro departamento te brindará atención personalizada acorde a tus necesidades.