Las bolsas de aire son un punto muy importante para la seguridad que tienen los vehículos, el funcionamiento de ellas es algo complejo, sin embargo, es efectivo para poder reducirlas lesiones en tu cuerpo al momento de estar presente en un accidente automovilístico.

La principal función de las bolsas de aire es reducir las lesiones en las personas al amortiguar el cuello y cabeza durante el movimiento “brusco” hacia delante que es causado cuando hay un choque y evitan que tu cabeza sea golpeada contra el volante o tablero del vehículo.

Las bolsas en las camionetas comienzan a inflarse cuando hay un frenado de forma repentina que disminuye la velocidad en un tiempo muy corto, este cambio de velocidad se produce generalmente después de un impacto. Todo esto es posible gracias a sensores y mecanismos de presión que, en caso de un golpe, generan una corriente eléctrica que pasa a través de un calefactor que se encarga de activar las bolsas de aire. Después de que la bolsa hace contacto con el pecho o cabeza del pasajero, esta comienza a desinflarse al liberar la presión a través de agujeros.

Para que las bolsas de aire sean efectivas, es de suma importancia que los pasajeros tengan puestos los cinturones de seguridad, de lo contrario, no serán de mucha ayuda al momento de estar en un accidente. Cuando se usan correctamente, hay estudios que muestran que son efectivas en un rango de 25%-30% para reducir la probabilidad de lesiones.

Recuerda que… una vez que se han usado las bolsas de aire, es necesario cambiarlas, esto es porque solamente están diseñadas para inflarse una vez.

 

 

 

Solicita informes ó realiza un pedido de cotización

Nuestro departamento te brindará atención personalizada acorde a tus necesidades.